domingo, 23 de dezembro de 2012

Saqueos, modelo 2012 - Argentina

Sanguessugado do Atilio Boron

 

Me parece que, en este caso, una imagen vale más que mil palabras. Otro dato: en los saqueos del 2001 eran familias enteras las que intervenían; en 2012 fueron casi siempre jóvenes y mayoritariamente varones. Dicho esto no hay que dejar de señalar que para que estos incidentes ocurran se tienen que dar ciertas condiciones económicas y sociales que las favorezcan. La inflación, el desempleo y la crisis del transporte público juegan un papel muy importante, y ante estos problemas el gobierno simplemente no tiene políticas. Su política ha consistido en negar los problemas, y estos se cobran la revancha por su cuenta. Y en otro terreno, la inseguridad, un tema "clasista" hasta la médula porque, en la Argentina como en el resto del mundo, afecta muchísimo más a los pobres que a los ricos. Y, como si todo lo anterior fuera poco, la estrategia de los medios hegemónicos propalando noticias que transmitían la sensación de que los saqueos eran un tsunami que abarcaba todo el país sirvieron para crear el "mar de fondo social" sobre el cual luego se produjeron los saqueos. En todo caso, un tema complicado que requiere mucho análisis, mucho estudio y no dejarse caer en la tentación del denuncialismo fácil. Las situaciones no son fácilmente comparables; el 2001 no es el 2012; Bariloche no es San Fernando; y el conflicto entre gobierno y un sector de la clase dominante -focalizado en el combate contra el Grupo Clarín- es un dato fundamental para entender la dinámica de los saqueos

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentários são como afagos no ego de qualquer blogueiro e funcionam como incentivo e, às vezes, como reconhecimento. São, portanto muito bem vindos, desde que resvestidos de civilidade e desnudos de ofensas pessoais.
As críticas, mais do que os afagos, são benvindas.