terça-feira, 25 de dezembro de 2012

Cuba desarrolla cinco fábricas de biocombustible a partir de arbusto no comestible local

Via Cuba Debate

Ansa.- Cuba desarrolla cinco biofábricas para producir combustible ecológico, a partir del aceite no comestible del árbol conocido como "Piñón de botija", para disminuir las importaciones y reducir la contaminación del medio ambiente.

El nombre científico del arbusto es "Jotropha curcas", tiene una semilla altamente oleaginosa y es usada tradicionalmente en la isla como antiparasitario intestinal, aunque en pequeñas dosis por su toxicidad, señaló un reporte de la televisión local.

Cuba dispone de unas 110 hectáreas cultivadas de este árbol, incluso su siembra es factible en "áreas de escaso o ningún valor agrícola", aseguran los especialistas del proyecto que cuenta con el apoyo de la Agencia Suiza de Cooperación al Desarrollo.

La primera de las industrias se inauguró en Guantánamo, en el extremo oriental de la isla, con una capacidad de producción de más de 100 toneladas del combustible por año.

Paralelamente, se encuentra en fase de pruebas una planta similar en el centro del país y se prevé la instalación de otras tres en la occidental provincia de Matanzas.

El primer vehículo habilitado con este biodiesel producido en Cuba, recorrió sin complicaciones sus primeros 1.500 kilómetros, aseguraron técnicos del Centro de Investigaciones Aplicadas para el Desarrollo Sostenible.

"Una parte de los primeros 400 litros obtenidos se utilizaron, mezclados al 70 por ciento con diesel mineral, en un vehículo rural marca Toyota Modelo HI LUX 2007", confirmó el director de la entidad, el ingeniero José Sotolongo.

El gobierno desarrolla iniciativas para conseguir un ahorro en materia de gasto de combustible y para finales de la década Cuba aspira a generar una sexta parte de la electricidad que consume con fuentes renovables.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentários são como afagos no ego de qualquer blogueiro e funcionam como incentivo e, às vezes, como reconhecimento. São, portanto muito bem vindos, desde que resvestidos de civilidade e desnudos de ofensas pessoais.
As críticas, mais do que os afagos, são benvindas.